08/07/2019

Nuevo aceite industrial Shell-GTL para lubricación de compresores de aire.

 

¿Por qué es importante el aceite en un compresor de tornillo?

El aceite en el interior de los compresores de tornillo lubricados no solo protege las superficies internas de los cojinetes contra el desgaste, sino que también tiene otros trabajos. El aceite del compresor es muy diferente al lubricante dentro de otras máquinas típicas, por lo tanto, es mejor no estirar los intervalos de mantenimiento de su compresor y reducir los cambios de aceite, especialmente en climas cálidos.

Para otras máquinas, varios sellos internos por lo general evitan que la lubricación entre en contacto con contaminantes, como el agua, la suciedad o los gases. En un compresor de tornillo lubricado, el lubricante entra en contacto directo con el aire de entrada del compresor y el aire comprimido. Cuando se comprime el aire, el vapor de agua contenido se expulsa del aire, formando agua libre, que es recogida por el aceite. El polvo del aire también sale del aire cuando las moléculas se comprimen. El aceite del compresor transporta estos contaminantes a un colector de aceite, filtro de aceite y enfriador. El calor del proceso de compresión expulsa el vapor de agua y el sistema de filtración elimina otros contaminantes. El aceite contiene antioxidantes para tratar de reducir la descomposición de las propiedades de lubricación debido a las condiciones internas.

Dentro del compresor, el lubricante actúa para sellar los huecos entre los elementos de tornillo, ayudando con el proceso de compresión. El calor producido por la compresión del aire es absorbido por el lubricante y llevado al refrigerador del lubricante del compresor. En este proceso, el calor y el oxígeno contenidos en el aire comprimido rompen las propiedades del lubricante, causando un envejecimiento excesivo si el nivel de calor es alto. El lubricante para compresores que ha perdido sus propiedades permite un desgaste excesivo de los rodamientos y también forma un barniz que recubre los componentes internos de los compresores, reduciendo la eficiencia de los intercambiadores de calor y elevando el lubricante a niveles indeseables, causando aún más daño.

Si está usando lubricante de grado alimenticio, tenga en cuenta que se requieren cambios de lubricante más frecuentes debido a las diferentes propiedades del aceite. Varios otros tipos de lubricantes tienen diferentes intervalos de cambio recomendados, según las horas de funcionamiento del compresor y las condiciones de funcionamiento.

 

El nuevo aceite SHELL-GTL presenta las siguientes ventajas:

Aumentar la producción y reducir los costes de mantenimiento al alargar los intervalos de drenaje de aceite en un 100% comparado con los aceites convencionales.

Extender la vida de servicio de los equipos, con el nuevo aceite presentado se requiere de menos potencia para arrancar los compresores.

Una mejor fricción i por tanto una mejor refrigeración del grupo elemento del compresor, garantizan una mejor eficiencia del compresor.

GTL es una nueva tecnología que convierte el gas natural en aceites base, resultados a nivel molecular mucho más estable que los aceites base convencionales.

 

¿Qué es la tecnología GTL, de gas a líquidos?

La tecnología de gas a líquidos (GTL) de Shell convierte el gas natural, el combustible fósil de combustión más limpia, en productos líquidos de alta calidad que de otra forma se producirían a partir del petróleo crudo. Estos productos incluyen combustibles para el transporte, aceites de motor y los ingredientes para las necesidades diarias como plásticos, detergentes y cosméticos.

Los productos GTL son incoloros e inodoros. No contienen casi ninguna de las impurezas (azufre, compuestos aromáticos y nitrógeno) que se encuentran en el petróleo crudo.

 

Aplicaciones:

Procesamiento y envasado de comestibles, Fabricación placas electrónicas, Corte por láser, Soldadura de reflujo y selectivas, Laboratorios farmacéuticos, Llenado de neumáticos para camiones y automóviles, Tratamientos de calor, Soldaduras, Hospitales, Plantas químicas, Propulsión de herramientas, Presurización de tanques y/o tuberías, Inertización de gas, Transporte de mercadería perecedera, Bodegas, Almazaras de aceite, Aeronaves, Tanques de combustibles, etc.